Blogs

Eva Poveda en los Seminarios de docencia RIS

Vesículas extracelulares en la infección por VIH

Las vesículas extracelulares (EVs) son pequeñas esferas con membrana, secretadas por diferentes tipos celulares que podemos encontrar en diferentes fluidos biológicos como sangre, orina, saliva, semen, etc… Inicialmente se describieron como “contenedores celulares” encargados de eliminar productos de desecho de la célula, pero hoy las EVs se relacionan con múltiples procesos fisiológicos (e.j. coagulación, inflamación) y patológicos (e.j. cáncer, enfermedades cardiovasculares, neurológicas, sepsis, infecciones virales) situándose en el centro de la comunicación celular. Las EVs pueden transportar diferentes moléculas (e.j. citoquinas, ácidos nucleicos, proteínas) que actúan como señales que se envían desde “células emisoras” a células diana que procesarán esa información y producirá una respuesta biológica en función de la información que contienen.

Las EVs son heterogéneas y las podemos clasificar en base a su tamaño, origen celular, composición o el tipo de contenido que albergan. En base a su tamaño y origen celular podemos diferenciar fundamentalmente dos tipos: los exosomas, son vesículas de pequeño tamaño (30-150 nm) con un origen endosomal y las microvesículas o micropartículas de mayor tamaño (150-1000 nm) originadas desde la membrana plasmática de diferentes células.

El interés por el estudio de las EVs y su relación con diferentes enfermedades ha incrementado de forma muy significativa en los últimos años y se está evaluando su potencial aplicación clínica como biomarcadores de diagnóstico y progresión de enfermedades, dianas terapéuticas o como vehículos para el transporte de fármacos a la carta. Sin embargo, la enorme variabilidad que presentan en cuanto a tamaño, origen, y contenido, dificulta su estudio y su relación con los diferentes escenarios clínicos.

El VIH y las Vesículas extracelulares

En la infección por VIH, se ha observado un incremento en el número de EVs en comparación a la población no infectada y se han relacionado con el transporte de citoquinas, proteínas virales (e.j. Env, Nef) capaces de incrementar la secreción de citoquinas inflamatorias promover la replicación viral o favorecer el desarrollo de cáncer en las células receptoras. En este contexto, es importante conocer el papel de las EVs en diferentes escenarios de la infección por VIH y su impacto en la patogénesis de la infección. Recientemente, en un trabajo realizado por nuestro grupo en colaboración con el laboratorio del Dr. Lederman en Case Western Reserve University y la cohorte ECRIS presentado en el CROI 2019 (Poveda et al., CROI 2019; Abstract #218) hemos observado una liberación masiva de vesículas extracelulares derivadas de plaquetas durante la infección por VIH independientemente de los niveles de control de la infección. Además, en los pacientes con infección por VIH, se encontró un menor número de EVs que contenía mitocondria. El recuento de EVs con o sin mitocondria se correlacionó con los niveles de ADNmt, identificado como una DAMP (Danger-associated molecular pattern). Los niveles de ADNmt fueron más altos en los pacientes con infección por VIH, especialmente en aquellos con un control natural de la infección (controladores de élite y virémicos) que en la población VIH negativa. Es importante avanzar en el significado de estos hallazgos como potenciales indicadores de activación plaquetaria y disfunción mitocondrial en la infección por VIH.

Eva Poveda López

Instituto de Investigación Sanitaria Galicia Sur Grupo de Investigación Virología y Patogénesis. Hospital Álvaro Cunqueiro (Vigo).

00

Más entradas de blog

thumbnail

Añadir comentarios