Blogs

José Miguel Benito en los seminarios de docencia RIS

Controladores de élite de la infección VIH: ¿Mucho ruido y pocas nueces?

Tras casi 40 años de pandemia por VIH, esta infección sigue siendo un problema sanitario de primera magnitud. La búsqueda de una vacuna profiláctica eficaz o de terapias dirigidas a controlar o erradicar la infección sigue siendo una tarea pendiente. 
En este contexto, la existencia de un pequeño grupo de pacientes VIH que son capaces de controlar la replicación del virus hasta niveles indetectables en sangre sin necesidad de tratamiento antirretroviral, es especialmente relevante. A estos pacientes se les denomina controladores de élite y suponen menos del 1% de la población global de pacientes. Los controladores de élite son el mejor modelo de lo que se ha dado en llamar “cura funcional” del VIH, aunque este concepto está muy debatido y no hay un consenso para su definición.

Han sido muchos los esfuerzos en los últimos años para intentar esclarecer los mecanismos responsables de esta capacidad para controlar de forma espontánea la replicación del virus, con el fin último de aplicar estos conocimientos al diseño de vacunas y/o terapias dirigidas al resto de la población VIH para conseguir esta “cura funcional”. Sin embargo hasta la fecha no existe un consenso en la comunidad científica acerca de cuáles son los mecanismos biológicos responsables de esta capacidad ni tampoco si dichos mecanismos son comunes a todos los pacientes controladores de élite. Una de las razones que explican esta falta de consenso estriba en el hecho de que la población de pacientes controladores de élite es en realidad una población muy heterogénea en diversos aspectos virológicos, clínicos e inmunológicos.
La existencia de esta heterogeneidad hace necesaria la búsqueda dentro del grupo de los controladores de élite de aquel subgrupo de pacientes que mejor puedan representar el modelo de “cura funcional” y que serán aquellos que presenten un control tanto virológico (niveles indetectables de viremia en plasma por técnica ultrasensible) como inmmunológico (niveles altos y estables de células CD4) como clínico (ausencia de morbilidad asociada al VIH) de forma prolongada e indefinida. Es en este subgrupo de pacientes en los que habrá que concentrar los esfuerzos para la búsqueda de los mecanismos biológicos asociados con esta capacidad de control de la infección así como para la mejor definición de lo que entendemos por “cura funcional”. Para ello, el primer paso es identificar, dentro del grupo global de pacientes controladores de élite, a este subgrupo tan especial al que se ha denominado LTECs (controladores de larga duración, del inglés long-term elite controllers).

En este sentido, nuestro grupo de investigación ha hecho recientemente una búsqueda sistemática de este grupo especial de LTECs dentro de la cohorte de controladores de elite de la RIS (cohorte ECRIS), para su identificación y caracterización como paso previo al estudio exhaustivo y multidisciplinar de dichos pacientes, lo que es de vital importancia tanto para la búsqueda de los mecanismos asociados a la protección frente a la progresión de la enfermedad como para una definición más precisa de lo que se denomina “cura funcional”, con el fin último de la búsqueda de estrategias terapéuticas dirigidas al control de la infección. 

 

José Miguel Benito. Laboratorio de Investigación en VIH y hepatitis virales. Instituto de Investigación Sanitaria Fundación Jiménez Díaz (UAM) / Hospital Universitario Rey Juan Carlos

 

0
00

Más entradas de blog

thumbnail
thumbnail
Añadir comentarios